Dando un vistazo al pasado, las primeras etapas del antiguo Egipto, las mujeres eran las únicas que podían dedicarse a ser sacerdotisas, ya que se sabia que tenían mas capacidad espiritual y de meditación así como conexión con el entorno, Gran sensibilidad, y el ser madres, para guiar con amor y sabiduría. Las escuelas de enseñanza para sacerdotisa eran de mujeres, al igual que pasó en tierras celtas.

A lo largo de la historia las mujeres han pasado por diferentes etapas, aunque en el presente, sabemos mucho más de los últimos tiempos, seráa bueno saber que en tiempos pasados las mujeres fueron algo completamente diferentes de lo que han sido nuestras abuelas, y de lo que somos hoy en día.

Dando un vistazo al pasado, las primeras etapas del antiguo Egipto, las mujeres eran las únicas que podían dedicarse a ser sacerdotisas, ya que se sabia que tenían más capacidad espiritual y de meditación así como conexión con el entorno, Gran sensibilidad, y el ser madres, para guiar con amor y sabiduría. Las escuelas de enseñanza para sacerdotisa eran de mujeres, al igual que pasó en tierras celtas.

Podemos agregar que los antigüos eran familias matrilineales, con un culto a lo sagrado femenino y a la Diosa en la tierra, ya que se veía como mujer a lo que nos ha creado pues nace de una matriz, Es donde se gesta todo.

Circulos de Mujeres con Jan Dael en Monterrey
Metafísica y Espiritualidad Femenina con Jan Dael

Se han encontrado por todo Europa figurillas y símbolos grabados, que prueban que el culto era a la madre, y que no se veía a Dios como padre sino como madre, en infinidad de sitios arqueológicos están estas figurillas y lo mismo pasa en casi todas partes.

Por ejemplo, en México hasta la llegada de los españoles, los Aztecas creían en la Diosa Tonatzin, a la que en la conquista, los españoles cambiaron el nombre por Virgen de Guadalupe, pero que también era una Diosa, igual pasa con los Mayas y la Diosa Ixchel, única de su cultura con dos islas solo para ella, que son Isla mujeres y Cozumel, donde le ofrendaban y pedían por la descendencia y la fertilidad. Además la Diosa Ixchel es la única que está en cada templo maya, viéndose como un símbolo altamente importante e igual, femenino.

Así podemos seguir con la Pacha mama en Perú, Isis en Egipto, Atenea para los griegos que seria tan importante, que es por eso que Atenas lleva ese nombre, en su honor. Y dar la vuelta para ver que La humanidad antigua creía en la Diosa. Incluso en México en la época de la revolución el Cura Hidalgo levanta el estandarte de la Diosa Tonatzin (ahora virgen de Guadalupe) y solo en el nombre de ella el pueblo se levanta y defiende. Dejándonos ver de forma muy clara cual era el sentido en la gente y el respeto por el culto femenino.

Todo esto nos deja ver algo que pocas sabemos, y es que la espiritualidad en un principio era completamente femenina, las mujeres estaban ligadas a su cuerpo y a la magia de ser mujer, al estudio de la medicina natural, los partos embarazos. Las primeras médicos y chamanas, fueron mujeres. Una mujer que creía en ella misma, en sus dones, y que no rechazaba su esencia femenina, una mujer libre, un eje, una guía, un ser sabio, espiritual. Conectada con ella, y con lo que la rodeaba.

Después, con la llegada del patriarcado, las mujeres fueron obligadas a callar, por miedo a morir quemadas en la hoguera solo por respetar su cuerpo y lo que la rodeaba, se le obligó a callar y a todo lo malo se le puso cara de mujer.

Así pasó el tiempo, y el olvido llegó, ella se volvió callada, asustada, y solo vivió para seguir instrucciones, lo cual llegó un momento en el que la cansó y ya habiendo olvidado por los años, sobre sus dones y naturaleza, lucha por la igualdad y arrastra su energía a un intento al máximo de ser energía masculina terminando de dormir todo lo que brilló algún día, enterrando la posibilidad de su conexión con la energía de ser mujer.

Pero en tiempos modernos muchas maestras, están ayudando a estas mujeres a regresar a su esencia, a la metafísica femenina, por medio de cursos, danzas de sanación y liberación, lecturas, círculos de mujeres y mas, que no son mas que espacios para que la mujer reincorpore en ella lo que es realmente, despertando a la magia del alma, y a la verdadera importancia de ser una mujer en toda la extensión de la palabra, sanándose así misma. Una nueva era llegó para quedarse.

Espiritualidad y metafísica femenina.
Mujer, es tiempo de despertar.

Circulos de Mujeres con Jan Dael en Monterrey
Metafísica y Espiritualidad Femenina con Jan Dael

Copyright © Jan Dael Todos los derechos reservados.